El grupo de voluntarios de Semillas junto a Cemento Interoceánico y Clínica Da Costa llevaron una muestra de amor y cariño a una familia en tiempo de crisis. Pero lo más importante es que fue sembrada la palabra de Dios en sus vidas.
Siente la alegría de dar.